Civilización sionista

 

"Terminal" de Qalandia

Trabajadores palestinos a la entrada de la "terminal" de Qalandia del Muro de Cisjordania

Con el relato de estos hechos espero no hacer “crítica antisemita” que dicen en Amigos de Israel, la organización que lidera José María Aznar; en todo caso que me perdonen los semitas palestinos porque a los sionistas (si es que son semitas) no les voy a pedir disculpas.

Poco más tarde de las seis de la mañana salí de la “estación de autobuses” de Ramallah en un taxi colectivo – una furgoneta Ford Transit (como casi todas) de color naranja – con dirección a Jerusalén. Como el tráfico era muy escaso, en poco más de 10 minutos llegué al checkpoint de Kalandia. Siniestro lugar donde soldados y policías israelíes, con armas automáticas y chalecos antibalas, controlan la entrada y, sobre todo, la salida, de los Territorios Palestinos Ocupados (TPO), es una de las puertas, y “terminal”, del  muro de Cisjordania; como es sabido, declarado ilegal por la Corte Internacional de Justicia (2004).

Como mi taxi tenía matrícula palestina no pudo entrar en Israel, los vehículos de matrícula israelí (por el contrario) sí pueden entrar en los TPO, una de las singularidades del apartheid. De este modo se me presentó la oportunidad de pasar el checkpoint por la “terminal” del mismo nombre, como hacen los palestinos, aquéllos afortunados que tienen un permiso para entrar en Israel.

Lo de “terminal” es un eufemismo para designar un circuito de jaulas con tornillos (puertas) que se abren y se cierran por control remoto; rodeado por muros de hormigón y alambradas de cuchillas que, vigilado por cámaras de seguridad y personal con armas automáticas, acaba en un habitáculo donde un grupo de jóvenes soldados israelíes te dice, por detrás de un cristal blindado, lo que tienes que hacer; normalmente que le enseñes la documentación, por esta o aquélla página. Obviamente el trato de estos jóvenes, que parecen divertirse con su ocupación, está al nivel de lo ya dispensado a lo que es un verdadero ganado humano.

El tener pasaporte extranjero (occidental) te evita pasar por la “terminal”, pudiéndote quedar tranquilamente en el autobús a la espera de que suba un grupo de (tres) soldados con equipamiento de combate (ahora son ellos los que se mueven) y te pidan la documentación (y, si acaso, que le enseñes tu bolsa de viaje).

Como era muy temprano, sólo había trabajadores (la mayoría hombres), aquéllos con la fortuna de tener un empleo en Israel o en Jerusalén Este (también ocupada, y anexionada a Israel). Nunca había visto nada igual, personas que se agolpan y hacen largas colas para recibir un trato entre infrahumano y degradante. A la entrada de la nave donde empieza el circuito había un puesto de té (los palestinos son muy emprendedores y los puestos, sobre todo de comida y bebidas, florecen en los checkpoints). El vendedor, uno de los pocos que hablaban algo de inglés, me dice que el acceso está cerrado y que lo mejor es que coja un taxi (que él mismo lo llama) para llegar a tiempo a Jerusalén; preguntado por el precio me responde que entre 60 y 70 shekels (unos 15 euros), mucho dinero tratándose de Palestina, así que le dije que iba a hacer cola (como los palestinos).

Creo que era el único extranjero en ese desagradable y dantesco lugar. Pronto te das cuenta de que uno de los fines más importantes (si no el que más) de todas estas “medidas de seguridad” es hacerte perder la autoestima, dañarte psicológicamente y, a nivel colectivo, acabar con un pueblo. Ante repugnante trato es difícil no experimentar el deseo de abandonar el país (si es que aún se puede llamar así a lo queda de Palestina) y perder de vista a los opresores; aquellos europeos (y sus descendientes) que durante el siglo XX decidieron colonizar un país que, al parecer, su Dios les había prometido.

En los casos más dramáticos, ha habido quienes han preferido inmolarse atacando al agresor, abandonando así un mundo de sufrimiento y humillaciones. Lo más normal es que acabes pagándolo con quienes tienes más cerca o que, como hacen muchos en Cisjordania, acabes integrándote en el sistema; colaborando con la ocupación y el apartheid. Si no puedes con tu enemigo únete a él, me explicaba un policía de la Autoridad Palestina el día anterior, “los países extranjeros están con el más fuerte [Israel] y Palestina es como Holanda o Bélgica ante la Alemania hitleriana; no cabe el enfrentamiento, ellos tienen aviones F-16 y nosotros nada”. Una opción que ya tomaran los judíos de Salónica que, bajo la ocupación alemana en 1941, trabajaron en la policía colaboracionista judía. Ésta prestaría unos valiosos servicios a las fuerzas de ocupación organizando la deportación de judíos a los campos de exterminio en Polonia, todos sus agentes serían finalmente fusilados.

Israel, sin embargo, es la única democracia en la zona, quizá por ello quienes viven bajo la ocupación militar desde 1967, al no ser judíos, no tienen ciudadanía, estando sometidos a las leyes y la jurisdicción militar; obviamente tampoco tienen derecho al voto, si es que de eso se trata la democracia, la “democracia” única israelí.

Anuncios

Acerca de Palestina Ocupada

Un andaluz en Palestina
Esta entrada fue publicada en Sionismo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Civilización sionista

  1. Manuel Alcántara dijo:

    Querido compañero Manuel, muchas gracias por tus aportaciones en directo, espero que mucha gente que aún cree en la “única democracia de la región” lea tu blog y se le abran los ojos.
    Con lo de Kalandia he recordado la presentación en Sevilla de “Breaking the silence” hace unas semanas. Yo le pregunté a ese soldadito, bueno ex, tres cuestiones : ¿ ha denunciado alguno de ustedes a algún oficial por darles órdenes de humillar y machacar a los palestinos? ¿ha decidido alguno de ustedes hacerse refuznik y por tanto ser encarcelado? ¿está usted personalmente contra la ocupación? Sus respuestas evasivas me reafirmaron en la idea de que un grupo de esas características ( figúrate que hay incluso soldados en activo) que residen tranquilamente en Israel no puede ser trigo limpio. Bueno, pues no han sido pocos los compañeros de la Plataforma que me han tachado de radical ( que lo soy, sin duda) y de que estas posturas hacen alejarse a gente que nos podría ser afín. Yo creo que la causa no necesita tibieza ni buenas maneras con quien no merece nuestra confianza. Igualmente me manifesté en la Red contra la pretensión de Paz Ahora de escribirle al asqueroso ese de embajador en Madrid rogándole que por “sentido humanitario” hiciese algo por que los niños de Gaza pudieran salir para el programa de vacaciones en paz. No pienso cambiar ni un ápice mis posturas.
    ¡ cuánto me gustaría compartir tu experiencia en esa tierra, con esa gente maravillosa! Cuando abraces y beses a ese pueblo, piensa y trasmíteles que yo también quiero hacerlo de nuevo. A fin de cuentas, ellos son los andaluces del otro lado del Mediterráneo.
    Un fuerte abrazo, zamil, desde Al Andalus.
    Manuel

  2. Pingback: CIVILIZACIÓN SIONISTA « Identidad Andaluza

  3. Sou brasileiro, e apoio a luta dos Palestino, e dizer que os palestinos serem passivos com as ações do estado de Israel de agir com apoio dos EUA e o mesmo metodo usado pelos NAZISTAS no GUETO DE VARSORVIA é usado na faixa de Gaza, e ninguem faz nada.
    O Brasil deveria romper relações com Israel,demonstrando que seu povo não gosta do genocidio feito pelo estado de israel.Uma cena que vi na TV foi o assassinado de pai e filh, que o pai ficou como escudo e foi morto e depois o filho,no minimo os assassinos devem ter ganhando medalhas.vergonha da humanidade,os Palestinos pagam os que os nazistas fizeram com judeus,com aval dos EUA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s